• Uchi Vargas

Vivir con Coraje

Actualizado: ene 13


Seguro alguna vez has escuchado a una persona decirle a otra: “¡Qué valiente!”, “Qué fácil es para ti arriesgar”, “Tú no le tienes miedo a nada!” Pues mentira. Todos tenemos miedo… ¡y mucho!

El miedo es real, es una emoción primaria que se deriva del rechazo al riesgo y se manifiesta en todos los animales, incluyéndonos a todos nosotros.

Vivimos día a día rodeados de estos miedos: miedo a sufrir, miedo a lo desconocido, miedo a salir de tu zona de confort, a desviarte de esa senda que las generaciones pasadas trazaron para ti.

La sociedad traza caminos “seguros” para que recorras, porque el miedo tiene una connotación muy negativa en nuestra cultura actual. Pero, lo que no te contaron, es que en realidad ningún camino es totalmente “seguro”. La verdad es que por más que sigas al pie de la letra los caminos “seguros” de la vida, al final, cualquier cosa puede suceder.

Es básico que sepamos que el miedo es parte de la vida, así como también es parte de la muerte. El miedo es parte de nosotros: nos ha ayudado a sobrevivir y evolucionar como especie. El miedo es muy útil, nos sirve de aviso para precaver. Es una alerta, una herramienta. El problema es que, en nuestra sociedad, el miedo ha pasado de ser una simple alerta a ser razón suficiente para “dejar de hacer”, “dejar de ser” o “dejar de sentir”.

Un miedo común y muy presente dentro de todos nosotros es el “miedo a sufrir”. ¿No te suena un poco ridículo? “Tengo miedo a sufrir”. Pero, ¡si vas a sufrir de todas formas! ¿Para qué cargas ese miedo? No conozco una sola persona que haya pasado una vida entera libre de sufrimiento, ¿tú conoces a alguien? Pues, si lo conoces, ¡juégame su secreto!

Ahora, hablando en serio, tú sabes que la vida está hecha tanto de alegrías, como de tristezas. No podemos aprender si vivimos sólo experiencias alegres. Las experiencias dolorosas son las que más nos enseñan. Y nunca te olvides, que estamos aquí para aprender.

Del miedo a sufrir nace el miedo a amar. Miedo a no amar lo suficiente, miedo a amar más de lo que el otro me ama a mí, miedo a amar y que ese amor llegue a un final doloroso. Pues te cuento que todos los amores llegan a un final, aún aquellos que duran toda la vida. Y ese final siempre será doloroso, siempre implicará sufrimiento el momento de decir adiós a un ser amado. Pero, ¿dejarías de vivir todos esos momentos, días o años de verdadero amor, sólo por el temor a la despedida?

La vida es como una carretera donde de a ratos aparecen túneles. Aparece un túnel, entras en él, se oscurece todo, hasta puedes llegar a perder la vista por unos segundos y sentirte desorientado. Pero ese túnel tiene fin, y una vez que lo pases, volverá la luz. Siempre hay una luz al final del túnel. Y después de cada túnel, eres más sabio.

Cuando dejas de “tenerle miedo al miedo”, te das licencia para ir mucho más allá, para vivir el aquí y el ahora, para ser feliz hoy, sin pensar en lo que podría pasar mañana.

Inténtalo hoy día: la próxima vez que “el miedo” te venga a alertar, salúdalo y dile: “Gracias por avisarme, ahora déjame seguir adelante”. De eso se trata vivir con coraje. Vivir con coraje no es lo mismo que vivir sin miedo. Vivir con coraje es vivir a pleno sin dejar que el miedo te paralice o te haga retroceder. Se trata de sentir el miedo, reconocerlo y dejarlo atrás.

¡Elegir vivir con coraje es elegir vivir! Es una decisión que se toma todos los días (y probablemente varias veces en un mismo día).

¿Cómo lo practico yo?

A mi amigo “el miedo” yo lo bauticé como “El Cuco”. Es útil darle un nombre que te haga gracia. Cuando visualizo la sombra de mi Cuco me pongo firme: las dos manos en la cintura, mirada fija en el Cuco, y mentón bien en alto. “¿Me hablas a mi Cuco? Pues aquí estoy. Dame tu punto de vista y sigue tu camino”. Mientras tanto, yo continuaré recorriendo mi carretera, entre túneles y paisajes fantásticos, viviéndolo todo con Coraje.

Gracias por leer.

Lectura recomendada: “Coraje: La Alegria De Vivir Peligrosamente” – Osho.

#coreja #valentia #miedo #tunel #sufrimiento #alegria #inspiracion #autoayuda #carretera #corajudo #valiente

485 vistas