• Uchi Vargas

La magia de Palomino

Actualizado: ene 13


Colombia es sin duda un país lleno de riqueza natural. La oferta turística es muy variada y se necesitan varias visitas o un viaje muy extenso para llegar a conocer los tantos lugares simbólicos que tiene el país.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de darme una escapada y encontrarme con un pequeño paraíso colombiano, del cual no había escuchado en ninguna agencia de turismo. Se trata de Palomino, un destino fascinante ubicado en el departamento de La Guajira.

¿Cómo llegar?

En mi caso tomé un vuelo de Lima hacia Bogotá y luego otro de Bogotá hacia Santa Marta. Pasé una noche en el centro de Santa Marta y aproveché de conocerlo un poco. Es un lugar un poco caótico pero bonito, con un puerto muy simpático, casas coloniales, plazas con restaurantes en la acera, bares y mucho comercio. Al día siguiente fui por la mañana a la estación de buses y tomé uno hacia Palomino. Los buses son económicos y salen uno tras otro. El chofer del bus sabía donde quedaba el hotel en el que me hospedaba y tuvo la amabilidad de dejarme en la puerta. El viaje en bus duró aprox 2 horas.

¿Cuándo viajar?

Dicen que la temporada seca de la costa Caribe es aproximadamente entre diciembre y marzo, pero la realidad es que puedes disfrutar de un buen clima durante todo el año. La temperatura varía aproximadamente entre unos 27 y 33 grados centígrados.

Yo estuve en Palomino la última semana de Agosto y sólo me tocó un día de tormenta. Por suerte fue el día de mi partida.

¿Dónde hospedarse?

Pues yo recomiendo a ciegas el hotel donde me hospedé: Casalina, un lugar mágico y tranquilo, rodeado de belleza natural.

Casa Lina se encuentra a 4km de la ciudad de Palomino, sobre la misma carretera y a los pies del mar caribe.

Ojo, no es un lugar para hospedarse si viajas con presupuesto de mochilero. Se trata de un Eco Lodge, con precios por habitación de aproximadamente US$120 por noche. Pero prometo que no te arrepentirás de haberlos gastado.

La amabilidad de Ita (la encargada) y las demás personas que trabajan en el lugar, te hace sentir en casa desde el minuto que llegas. La comida que ofrece el restaurante es A1, mi plato favorito: El filete de Róbalo a la plancha, acompañado de arroz con coco, patacones y ensalada. ¡Pasan las semanas y sigo soñando con volver a comer esa delicia!

Las instalaciones son hermosas. Por donde mires puedes apreciar paisajes de playa y de montaña realmente bellos. Las habitaciones son muy cómodas y están alejadas entre ellas. Son una especia de pequeños bungalows, por lo que no sientes la presencia de los otros huéspedes. Las camas son cómodas y los mosquiteros, además de ser una linda decoración, ayudan a dormir sin las molestias de los bichitos. En el área del restaurante hay que usar repelente sin falta, porque los mosquitos te comen vivo.

Todas las habitaciones tienen una pequeña terraza con lugar para sentarse y hamacas muy cómodas, ese espacio es ideal para descansar a la tarde. Algo que me encantó fue el baño de la habitación, ya que la ducha está al aire libre y puedes disfrutar un largo y relajante baño mirando las estrellas.

El mar tiene sus días movidos y otros más tranquilos. Yo pude aprovecharlo bastante. La temperatura del mar es ideal para mi gusto, ya que no es caliente ni fría, sino un intermedio perfecto. Puedes tomar largos baños y jugar con las olas sin que te agarre frío.

¿Qué hacer?

Es muy probable que una vez en Casalina no quieras moverte de ahí. Pero si te pican los pies por aventurarte, hay buenas opciones de actividades en los alrededores. Muy cerca de Casalina se encuentra la desembocadura del Río Palomino, puedes caminar hasta ahí y disfrutar de un baño en medio del río y el mar. También puedes bajar el río sentado en un neumático, actividad a la cual llaman"Tubing".

Otra actividad muy recomendada es la visita al parque nacional "Tayrona", una de las reservas ecológicas más importantes de Sudamérica. El parque Tayrona es hábitat de una gran cantidad de especies y es un hermoso paraje natural con playas vírgenes, restos arqueológicos, cascadas y quebradas.

Por otro lado, puedes escaparte al pueblo de Palomino a comer una típica Bandeja Paisa y comprarte un sombrero Guajiro u otros souvenirs.

A este viaje no fui preparada con equipo audiovisual, pero les dejo un video casero que preparé para ustedes.

¡Gracias por leer! 🙌🏽

#palomino #colombia #playa #casalina #laguajira #viaje #marcaribe #atlantico

140 vistas